Encuentre un psicólogo

La ayuda adecuada cuando se necesita
 
 
 

Estoy un poquito deprimida

Your Therapy Support
La depresión es uno de los trastornos más comunes mundialmente, afectando a 121 millones de personas según ha estimado la Organización Mundial de la Salud (OMS). A nivel de España, la prevalencia de este trastorno es de 10.6%, con un mayor impacto en personas de entre 15 y 45 años, mujeres, parejas divorciadas o separadas, trabajadores con condiciones laborales precarias o personas con menos años de escolarización.
Como es el caso de la mayoría de trastornos, la depresión es una de esas condiciones que nunca esperamos experimentar personalmente más allá del ocasional ‘Estoy un poquito deprimida’. La verdad es que la sobreutilización de estas frases no hace más que quitar fuerza a la gravedad del trastorno. Así, aunque sea una condición conocida por todo el mundo, nadie sabe realmente lo grave que es o como afecta a las personas, hasta que lo vives desde cerca.

En mi caso, como estudiante de psicología y miembro de una familia un poco desequilibrada (como la mayoría de familias), siempre he estado en contacto con el trastorno. Puedo decir que lo entiendo y que conozco los criterios diagnósticos, pero nunca lo comprendes del todo si no lo vives.

El año pasado, mientras escribía mi tesis, hacía mis prácticas en un hospital y trabajaba en un bar, pude establecer un primer contacto con la depresión. De repente no era capaz de levantarme de la cama por las mañanas, no sentía emoción o excitación por ningún acontecimiento y ni siquiera sentía el menor interés sobre nada de lo que me contasen mis amigos. Nada. No sentía absolutamente nada más que indiferencia por todo lo que me rodeaba y cansancio, mucho cansancio.

Como más adelante llegué a saber, sufría un episodio muy leve de depresión, generado por la rutina a la que estaba sometida y a la carga de trabajo. La falta de tiempo para participar en actividades nuevas e interesantes, o para dedicarlo a mis propias aficiones o relaciones sociales, desembocó en una apatía hacia mi vida y cada componente de ella. La apatía es uno de los síntomas de la depresión que se expresa como falta de interés, motivación o energía. Pero ¿cómo iba yo a saber que estaba deprimida si no estaba triste?


Una vez identificado el problema, la solución parecía bastante simple: lo que yo necesitaba era un cambio de estilo de vida, salir de la rutina e intentar realizar algo diferente, algo que me llenase y me ayudase a disfrutar y tomar el control de mi vida. Aquí estoy un año más tarde, haciendo un máster en Inglaterra y disfrutando cada día de la experiencia. Esta solución resultó ser la adecuada en mi caso, pero me gustaría subrayar que cada persona necesita encontrar la solución o estrategia terapéutica que mejor se adapte a su carácter necesidades.

Tal y como puede observarse por mi experiencia personal, uno de los problemas de la depresión es la falta de conocimiento sobre qué es este trastorno y las diversas formas en las que puede presentarse. La información es una parte crucial de la identificación de problemas, si no sabes que estás buscando, no lo encontrarás ni aunque lo tengas delante.
Your Therapy Support
 
 
 
 
Información útil
Inicio
Sobre Nosotros
Preocupado
Tipos de terapia
Encuentre un psicólogo
Buscar Ayuda
Artículos
Tus Historias
Eventos
Para psicólogos
Información legal
Conecte con nosotros
Contáctenos
Sitemap
Enlaces
 
Social Facebook Twitter Google +
    IACTM
 
28 Avenida Mallorca
Castell De Bendinat
Mallorca
España
07181
20-22 Wenlock Road
London
England
N1 7GU
 
© Copyright 2016 Your Therapy Support Ltd - Registered in England and Wales No. 9726987 - Avienda Mallorca, Castell De Bendinat, Mallorca, 07181
Facebook Twitter Google +